ESP

Maridando quesos y vinos (Parte 2)

30.03.2016
Sumiller GMcash
Maridando quesos y vinos (Parte 2)

Continuamos con la selección de vinos y quesos para poder ofrecer un buen maridaje y hacer que nuestro cliente disfrute al máximo con su combinación…

Gorgonzola. Este queso italiano, graso y dulzón, será un placer si se acompaña con una copa de vino blanco semidulce de Riesling o con un vino blanco que contenga esta variedad de uva.

Gouda. De origen holandés, un queso amarillento y popular en todo el mundo que puede acompañar perfectamente el vino tinto Rocablanca DO Montsant. La textura firme del queso y su poco añejamiento, por lo general, se equilibrará en la boca con la sensación sedosa del vino.

Gruyere. El protagonista indiscutible de la fondue es este queso suizo, muy apreciado por su aroma sutil y delicado. Se puede expresar muy bien con  un vino blanco semidulce de Riesling, pero los amantes del tinto lo disfrutaran mejor con un tempranillo joven, como por ejemplo el Condado de Ovante Joven DOC Rioja

Idiazábal. Un extraordinario queso elaborado en País Vasco y Navarra. Por su textura firme y una cierta granulosidad es ideal para combinar con vinos tintos con cuerpo, como por ejemplo el Conde de Iznar Reserva DO Ribera del Duero.

Mahón. Los vinos blancos jóvenes, ligeros y afrutados, serán una combinación fantástica, como por ejemplo con el albariño Frailes do Mar DO Rias Baixas. 

Manchego. Su aroma láctico, intenso y persistente evoluciona hacia matices picantes en los de más curación. Algo ácido, es un queso fuerte y muy sabroso que acompañará perfectamente un vino tinto de tempranillo con crianza, Señorío de Erves Crianza DOC Rioja

Mozzarella. Queso fresco y graso, de pasta blanda y elástica, y nos sorprenderá la combinación con una copa de chianti joven.

Parmesano. Este queso con el Eternium Chardonnay Barrica DOPenedes se disfrutará, sin duda. 

Provolone. Es la mozzarella secada al aire, por lo que su pasta es semidura. De textura fibrosa, se puede presentar algo picante o con especies. Si a la mozzarella la hemos aparejado con el chianti joven, la pareja del  provolone puede ser un chianti riserva de taninos presentes.

Roncal. Un vino de potentes taninos como el Ciutat Vella DOQ Priorat hará equipo con este queso de Navarra. La combinación será deliciosa.

Roquefort. Estupenda combinación con un vino dulce de cosecha tardía. 

Stilton: Excelente con un Oporto

Tetilla de Galicia. Como con el Mahón, un vino blanco como el palomino  Brisas do Mar DO Ribeiro, será una combinación fantástica.

Zamorano. Combinan perfectamente con los vinos tintos con cuerpo como el Conde Iznar DO Toro, por equilibrar la grasa del queso y acompañar su aroma intenso y persistente. 

Los quesos y los vinos se combinan muy bien pero hay que poner atención en si son suaves o fuertes. El queso y el vino se asemejan en que son alimentos fermentados, que pueden conservarse por largo tiempo, y que pueden ofrecer gran variedad de sabores y aromas. 

 

Otras publicaciones relacionadas:  

- Maridando quesos y vinos (Parte 1)

- Quesos

- ¿Es el vino un producto ocasional o cotidiano?

 

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Realiza showcookings y aconseja en la realización de cartas y menús para restaurantes

J43915149
Hostelería
Sumiller GMcash
Sumiller

Imparte y organiza cursos de cata y asesora en cartas de vinos y maridajes, y ferias gastronómicas

Comentarios