ESP

Los platos de cuchara, un recurso al alcance de todos

25.11.2015
Chef GMcash
Los platos de cuchara, un recurso al alcance de todos

Estos “platos de cuchara” son conocidos tradicionalmente  como guisos o platos de temple, existen incluso zonas donde se les dice cocina de barro o cobre, ya que los utensilios utilizados hace unos años eran de estos materiales, en los que el calor se transmite de forma paulatina y con poco calor pueden cocinar por un largo tiempo, sacando así todos los sabores de los productos utilizados.

Muchos piensan que estos denominados platos de cuchara son aquellos que se sirven con legumbre. En este caso todos los que llevan legumbres cocinadas se puede decir que son platos de cuchara pero no al revés, de ahí que encontremos guisos con diferentes tipos de ingredientes sin ser necesario encontrar en ellos legumbres. De hecho cada zona de España tiene uno característico que reúne los productos más sobresalientes de la zona y las características del clima del mismo. Es como comerte  un país en un plato.

Hoy repasaremos un poco los platos de cuchara más conocidos y veremos cuáles son sus ventajas en esta época del año

Cocido madrileño: llamado también cocido de 3 vuelcos, uno de los cocidos más tradicionales de España. Este plato de cuchara es denominado así porque por un lado se toma la sopa, después las verduras y por último la carne. Gran sabor y tradición

Fabada asturiana: plato de temple por derecho. Donde las alubias blancas, las fabes, toman protagonismo y dan sabor a un portentoso guiso de tradición española que se hace con carnes de cerdo y derivados, e incluso con mariscos. En algunos lugares, estos platos de cuchara se sirven las alubias y por separado el compango, (la carne)

Pote gallego: en este gran plato de cuchara de la gastronomía española se reúnen los grandes productos cárnicos y vegetales de Galicia. La ternera, y las patatas son algunos de los que sostienen este tipo de plato de cuchara. Sabor de valle en estado puro. Sus grelos y lacón no pueden faltar para dar ese sabor a morriña

Lentejas castellanas: se hace con el tipo de lenteja pardina, más pequeña, oscura, y concentrada. Muy conocidas por su cantidad de hierro, pero sobre todo por ser la legumbre que más rápido se cocina, y que además no necesita dejarse en remojo previamente el día de víspera. Sabor definido ayudado por el chorizo y la morcilla que no deben faltar. Digestivas y recomendadas casi en cualquier dieta.

Alubias pintas: estas, al igual que sus primas las alubias blancas o los judiones, tienen un gran poder gustativo, y con tan solo una cebolla y un trozo de morcilla son capaces de crear un plato de cuchara con sabor brutal y de auténtico “fan”. Su cocción lenta es uno de sus secretos y no mover con cuchara si no haciendo un 8 con la olla. Suave y cariñoso, algo que no falta en ninguno de los guisos

Cremas de verduras: en esta época la huerta nos ofrece puerros de temporada, remolachas, guisantes, alcachofas, calabazas, etc. Una multitud de verduras y hortalizas que son geniales para preparar platos cremosos y con un gran toque de sabor que pueden complementar nuestros menús. Aquí debemos definir bien cuál es nuestro punto diferenciador. Ya que nos podrán atraer  clientes durante todo el año.

Caldos de pescado o carne: las sopas son como los caldos de los dioses. Reconstituyentes y con gran poder de sabor. Aromatizar estos platos de cuchara con alguna hoja fresca como la menta es lo que se hace con el puchero andaluz, que se toma bebido

Guisos de patata: aquí se pueden englobar diferentes productos para acompañar a la patata. Tanto pescados, carnes, setas, verduras o mariscos. Son muy conocidas las patatas con choco, las costillas con patatas, el suquet de langosta y patata, y así muchos de ellos que gracias a este tubérculo versátil facilitan que platos de todo tipo sean rentables.

Guisos de pasta o arroz: son el acompañamiento perfecto para los platos que necesitan algo de consistencia. Platos de cuchara como sopas de fideos con rape, sopas de tomate con arroz, son claros ejemplos de que añadir en este caso es sumar.

Tras revisar un poco el recetario de platos de cuchara, vamos a analizar cuáles son algunas de sus ventajas para nuestro negocio.

Fácil elaboración: suelen ser platos que necesitan mucho tiempo, pero de fuego, con lo que podremos poner la olla y mientas se termina, preparar otras elaboraciones. Bajo coste de personal.

Productos cercanos: como normalmente engloban los productos más cercanos son de buen precio, y además en las carnes, se usan partes algo menos nobles con lo que el precio es más rentable.

Servicio sencillo: son platos que se sirven con rapidez y no atascan la cocina, ya que se pueden sacar montados desde la olla prácticamente.

Mantener la tradición: no es incompatible una cocina moderna con platos de cuchara. Ya que contribuimos a mantener la tradición de los platos sobre los que se sustenta nuestra gastronomía.

Rentabilidad plus: son platos que elevan la rentabilidad de nuestros menús ya que sus productos cercanos y elaboración sencilla los haga versátiles para ello.

Con todos estos pros y casi con el único contra de poder disfrutar de una siesta tras comerse un plato de cuchara, podemos decir que los platos de cuchara quedarán genial en tu carta. 

Otras publicaciones relacionadas:

Técnicas básicas sobre cómo emplatar platos

5 reglas básicas para la elaboración de un menú

Lo último en negocios de hostelería

 

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Realiza showcookings y aconseja en la realización de cartas y menús para restaurantes

B26488528
Gerente
J43915149
Hostelería

Comentarios