ESP

Cómo decorar tu restaurante

20.04.2016
GMcash
Cómo decorar tu restaurante

Está claro que la calidad de la comida y el servicio es lo más importante para un bar o restaurante pero una buena decoración influye en el ambiente del local y puede ser determinante para que el cliente decida volver a nuestro establecimiento.  

La decoración es lo primero que percibe el cliente cuando entra en nuestro local y, por lo tanto, se convierte en nuestra carta de presentación.

El disponer de un local bien decorado puede conllevar que algunos clientes indecisos entren en nuestro establecimiento porque les ha llamado la atención nuestra decoración, o bien que decidan volver porque se han sentido como en casa. Además, una decoración original y acorde con nuestro negocio permitirá diferenciar nuestro local del resto y el distinguirse de la competencia es fundamental.

El hall, el comedor, los baños y los pasillos son las salas a las que más atención debemos prestar. Estos espacios, que son los que más ven y utilizan los clientes, se deben mantener siempre limpios y deben ser estudiados detalladamente para transmitir una sensación determinada.

Cuando hablamos de decoración, hay que tener presente que ésta engloba varios aspectos: no solo se trata de muebles, pintura y elementos decorativos, sino que también debemos pensar en aspectos como la iluminación, la mantelería, los cubiertos, las cartas y la cartelería interior y exterior, entre otros aspectos.

Para empezar, debemos tener claro a qué tipo de cliente nos dirigimos, cuál es nuestra oferta gastronómica y la zona geográfica donde se sitúa nuestro establecimiento. A continuación, deberemos definir una línea general que han de seguir todos los elementos. En este punto tenemos que decidir si el ambiente será más bien informal o exclusivo, lo que dependerá del público al que nos dirigimos. 

La pintura es uno de los aspectos básicos a elegir cuando decoramos un local. Una capa de pintura puede mejorar visualmente el espacio. Los colores claros ayudan a conseguir luminosidad, por lo que suelen ser los más recomendables. Aunque si el espacio es amplio y dispone de ventanales que aportan luz, podemos jugar con colores fríos.

El color de las paredes es precisamente una característica que debemos valorar a la hora de elegir nuestro mobiliario, un rasgo clave en la decoración de un establecimiento. Para escoger los muebles deberemos tener en cuenta la línea general que vamos a seguir. Por ejemplo, si nuestro restaurante es informal deberíamos comprar mesas de madera, que son estándares, y si, por el contrario, queremos crear un ambiente más exclusivo, tendremos que contar con mesas y sillas de mejores acabados.

También deberemos tener en cuenta la iluminación. No es lo mismo disponer de un amplio comedor con grandes ventanales, desde los que podemos ver un bonito paisaje, que tener una sala con una pequeña ventana. Siempre hay que intentar que el lugar donde se encuentran los comensales esté lo suficientemente iluminado, puesto que si tuvieran que forzar la vista sería muy incómodo. Sin embargo, no debemos caer en el error de incluir focos directos demasiado potentes que les resultarían molestos. El buscar puntos de luz que apoyen a la luz general ayudará a crear un ambiente idóneo.

El espacio en las distintas salas debe repartirse de forma adecuada. Los clientes han de sentirse a gusto pero los camareros tienen que poder trabajar moviéndose con facilidad, por lo que deberemos intentar que éstos tengan todo lo que necesitan de forma accesible. Por su parte, los clientes suelen valorar muy positivamente la sensación de intimidad. Es por este motivo que se acostumbran a crear espacios en distintos niveles o disponer de separadores que aportan mayor sensación de intimidad.

Otros aspectos como la temperatura y la música son determinantes para crear un ambiente adecuado. La primera afectará a la comodidad del cliente y la segunda debe ir acorde a la línea general de nuestra decoración y temática del establecimiento.

En la actualidad existen varias tendencias de decoración, entre las que destaca el minimalismo, que reduce la decoración a lo esencial. Los locales minimalistas suelen ofrecer una cocina de autor y se dirigen a un público joven y profesional de mediana edad.   

Lo más importante es crear un espacio donde el cliente se sienta cómodo y que vaya acorde con la propuesta gastronómica que se ofrece, así como con el público al que nos dirigimos. Intentar ser innovador y diferenciar nuestro local de la competencia son dos consejos fundamentales.  

 

Otras publicaciones relacionadas:

 

La presentación de los platos: comer por los ojos

¿Qué es el marketing gastronómico?

¿Cuál es tu temática?

La herramienta nunca miente

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Cocinero de una propuesta gastronómica 100% Huelva

Imagen de Sergi Bas
Sergi Bas
Cocinero

Cocinero de vocación y amante de la gastronomía

Sommelier
Sommelier

Imparte y orgnaiza cursos de cata y asesora en cartas de vinos y maridajes, y ferias gratonómicas

Comentarios