ESP

RIAS BAIXAS Y SU ALBARIÑO

31.08.2016
GMcash
RIAS BAIXAS Y SU ALBARIÑO

Cuenta la leyenda que Rías Baixas es la huella dejada por la mano de Dios, cuando al finalizar la creación del mundo apoyó su mano en Galicia un instante para descansar, dejando marcados sus cinco dedos, dejando fluir de entre ellos las cuatro rías: Ría de Vigo, Ría de Pontevedra, Ría de Arousa y Ría de Muros e Noia.


Aunque puedan existir teorías anteriores, la historia del albariño empieza a mediados del s.XX, con la fiesta del albariño. El tiempo ha demostrado que en las Rías Baixas pueden hacerse unos vinos blancos de calidad y con esa convicción nació la denominación de origen en 1980. Al principio se llamó albariño a todos los vinos producidos en la zona, lo fueran o no. Por suerte, hoy en día se llama a todas las variedades por su nombre porque, además de albariño, también están autorizadas las blancas caíño blanca, loureria (o marqués), torrontés, treixadura y godello.


Rías Baixas presume de un clima privilegiado, de temperaturas suaves con altos índices de pluviometría, motivo de su verdor hasta donde empieza el océano. Sin embargo, existen muy variados microclimas que dan lugar a sus muchas vegetaciones. Una tierra para disfrutar del excepcional marisco que les regalan las rías. Cualquier pescado es buen compañero de mesa para los vinos blancos de albariño.


Albariños que crecen y se hacen en parras dando lugar a unas agradecidas sombras, que para la época de vendimias, a brazos alzados, pueden resultar de lo más agradables.


Podemos asegurar, sin ninguna duda, que la uva albariño hoy está considerada entre las mejores variedades del mundo y, por lo tanto, sus vinos de entre los mejores vinos blancos. Unos vinos estimulantes, por su adecuada acidez; complejos, por sus aromas delicados y sorprendentes; y vibrantes por su rica juventud. Vinos con cuerpo, aunque delicados, que fácilmente se repiten una y otra vez, hasta terminar la botella.


Nuestro albariño FRAILES DO MAR D.O. Rias Baixas es un claro ejemplo de un vino del mar, con una delicada salinidad y una complejidad aromática entre rosas y piel de melocotón que lo convierten en un vino muy versátil que acompañará entrantes, aperitivos y todo tipo de pescados.  Un vino de invierno y de verano; de día y de noche; de copa y de botella. Un vino para disfrutar.

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Realiza showcookings y aconseja en la realización de cartas y menús para restaurantes

Sumiller GMcash
Sumiller

Imparte y organiza cursos de cata y asesora en cartas de vinos y maridajes, y ferias gastronómicas

Comentarios