ESP

Qué copa utilizar para disfrutar de un buen vino

10.10.2013
Sumiller GMcash
Qué copa utilizar para disfrutar de un buen vino

Tan importante es saber escoger un buen vino, en función de la comida y la compañía, como saber servirlo en la copa adecuada. 

1. No utilizar nunca un vaso. Debemos servirlo siempre en copa. El pie de la copa debe ser largo y de base ancha para poderla sostener sin calentar la copa y, por supuesto, el vino.

2. Una copa para cada vino. Un mismo vino puede presentar distintos perfiles aromáticos en función del diseño de la copa.

3. Copa para vino tinto. Las de tinto serán grandes para permitir la aireación del vino dentro de la copa y poder meter cómodamente la nariz dentro.  Los vinos más viejos y con largas crianzas donde los aromas terrosos, cueros y especias son predominantes, los serviremos en copas anchas, tipo balón. 

4. Copa para vino blanco. Para los blancos usaremos copas más estrechas para apreciar sus matices que, por lo general, son más delicados que en los tintos. La boca de la copa tiene que ser más pequeña que el cuerpo. El diámetro debe ir disminuyendo para posibilitar al vino desplegar sus aromas dentro de la copa. Aunque siempre existen excepciones, los aromas más livianos y frágiles, que recuerdan a flores y a frutas, flotan más en la parte superior de la copa. 

 5. Copa para los destilados.  Los beberemos en copas de pequeño volumen y alargados en las que se minimice el impacto del alcohol sobre el olfato.

6. Copa para vinos espumosos. Cavas y champagnes, por sus aromas sutiles y delicados, deberemos  servirlos en copas donde quepa poco volumen (para que no se nos caliente), alargadas (para ver el desprendimiento del carbónico) y con una embocadura cerrada (para evitar la pérdida de aromas).

7. Copas transparentes. Las copas transparentes permitirán apreciar al vino en su color, intensidad, reflejos, burbuja, lágrima, agilidad, movimiento, etc.

8. Preferiblemente de cristal. El cristal bien fino es lo más apropiado, aunque por su costo, es comprensible y válido recurrir a copas de vidrio de buena calidad.

 9. La cantidad de vino. No debemos servir más de un tercio de la copa. Más de la mitad es un exceso, ya que al agitar para percibir los aromas, si está muy llena arriesgamos a que más de uno derrame el vino.

 10. La limpieza de las copas. Deberemos lavarlas con un jabón neutro. Y asegurarnos que no hayan quedado restos del jabón en su interior.

 

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Realiza showcookings y aconseja en la realización de cartas y menús para restaurantes

J43915149
Hostelería
Sumiller GMcash
Sumiller

Imparte y organiza cursos de cata y asesora en cartas de vinos y maridajes, y ferias gastronómicas

Comentarios