ESP

Las variedades ancestrales, pasado y futuro

26.04.2017
Sumiller GMcash
Las variedades ancestrales, pasado y futuro

Con el cambio climático el sector del vino se enfrenta a nuevos retos. El predecible aumento de las temperaturas, obligará a la viticultura a encontrar soluciones para retrasar la madurez de la uva.

Bodegas Torres, una empresa muy comprometida con el cuidado de la tierra y la protección del medio ambiente, empezó en 2007, hace diez años, a intensificar sus actuaciones orientadas a la lucha contra los efectos del cambio climático.

Entre muchas de las iniciativas llevadas a cabo está la recuperación de las variedades ancestrales, variedades de uva que hace años convivieron con nosotros y nuestro entorno y que pueden estar más adaptadas a las altas temperaturas y al futuro que nos espera. Un proyecto que contribuye, además, a la recuperación de nuestro patrimonio vinícola.

El  proyecto se dirige a la búsqueda de cepas autóctonas, variedades que han dado muestras de un excelente potencial enológico y una resistencia natural al progresivo aumento de las temperaturas, la sequía y diferentes enfermedades de la vid.

Las nuevas variedades que materializan el éxito del proyecto son, después de muchos años de estudio, las blanca forcada y las tintas pirene, gonfaus, moneu y querol, entre otras.

El vino blanco de forcada es muy aromático en nariz, y en boca presenta una gran estructura, un buen volumen, mucho frescor a la vez que una tierna calidez.

El vino tinto elaborado con pirene demuestra un gran potencial aromático, y muy floral. En boca presenta poca estructura pero muy elegante, recordando los grandes pinot noirs.

La gonfaus, que madura en el Penedés a mediados de septiembre presenta un buen bouquet  de aromas, grosellas, moras, muchas flores silvestres y tallos de espina.

La tinta moneu, con una madurez parecida a la gonfaus, presenta un buen color debido al mínimo tamaño de su baya. En boca es amplio, de buen cuerpo y largo postgusto.

Y la querol, con su pequeño grano concentrado, presenta una gran tanicidad, y un líquido corpulento, potente y astringente.

La cata de estas variedades ya transformadas ha sido una gran experiencia, además de una inmensa sorpresa. Es un auténtico gozo saber que bodegas con un gran potencial dedican una parte de sus recursos para el beneficio de todos.

 

Publicaciones relacionadas: 

- La vendimia: criterios de madurez de la uva para el vino

- La uva moscatel de grano menudo

- El color del vino 

 

Quién escribe este blog
 
Chef GMcash
Cocinero

Realiza showcookings y aconseja en la realización de cartas y menús para restaurantes

J43915149
Hostelería
Sumiller GMcash
Sumiller

Imparte y organiza cursos de cata y asesora en cartas de vinos y maridajes, y ferias gastronómicas

Comentarios